La importancia de la creatividad en el mundo en que vivimos.

No me canso de insistir, cada vez que hablo de temas de educación, en lo importante que es educar a los niños para que desarrollen su pensamiento creativo.

Tradicionalmente se ha asociado el concepto de “creatividad” a todo lo relacionado con las artes plásticas así que, no es de extrañar que cuando hablo de que hay que trabajar la creatividad con los niños piensen que me refiero a enseñarles a dibujar o pintar (que por cierto, otro día hablaremos de la importancia de dibujar y pintar pero, en este post, no es el tema que nos ocupa).

Cuando defiendo la necesidad de ser creativos, estoy pensando en la extrema importancia que tiene, más aún hoy en día con los tiempos que corren, saber dar soluciones diferentes, cuantas más mejor, a un mismo problema.

Hace tiempo vi un slogan dirigido a empresarios:

“¿Quieres ser creativo? ¡Piensa como un niño!”

Y es que es muy curioso, los niños nacen con su capacidad creativa intacta, es la que les ayuda a sobrevivir a medida que van creciendo pero, una vez les escolarizamos, penalizamos la originalidad. El “hay que hacerlo como se explica en clase” es, por desgracia, demasiado frecuente; por no hablar del pánico que se infunde ante el error o la de veces que se pronuncia la palabra “fracaso” como algo sumamente peyorativo, como si fuera un punto final, cuando en realidad la gente que triunfa sabe que el fracaso es tan solo un punto y seguido.

Nos van obligando a dejar de lado nuestra creatividad pero luego, cuando tenemos que enfrentarnos a problemas reales, cuando las soluciones que antes funcionaban ya no sirven, nos dicen: “¡Sé creativo! ¡Piensa como un niño!” ¿Paradójico, no?

Démosle a la creatividad la importancia que se merece. Premiémosla en nuestros alumnos e hijos. Está presente hasta en las cosas más insignificantes. ¡Dejémosla fluir!

Os dejo un link a un artículo muy interesante sobre cómo actúan las personas creativas:

http://www.huffingtonpost.es/2014/03/07/18-cosas-que-las-personas_n_4918760.html

¡Espero que os guste!

Y esta es la pequeña historia de hoy que me ha inspirado a escribir sobre esto.

IMG_8055

Hoy mi hijo le ha pedido a su padre que le cortara una patata en forma de “O”.

Y él, que tiene más paciencia que el Santo Job, se ha entretenido en hacer filigranas con el cuchillo para hacerle esta patata que veis en la foto.

– ¡Mira mamá! ¡Mira abuela! ¡Una patata en forma de “O”!

– “O” de ¡Oooooooooh!

– Oooo… puede ser un anillo ¿Quieres casarte conmigo? Aunque también puede ser una pulsera… o un collar.

– O un estadio olímpico ¡Mira olímpico! ¡Con “o”! como el de Londres.

– O los aros olímpicos. ¡Papá, otro día me haces más patatas como esta!

– También parece un Ovni.

– Y…(después de darle un bocado) ahora que le falta un trozo, parece una “u”, o una “c” ¡O una “n”! Un imán, un puente, unas cosas de esas que usan los policías cuando atrapan a los ladrones ¡Abiertas, claro!

– ¡O una herradura!

– ¡O el estadio olímpico destruido por un ovni!

¡Aimar, hijo! ¡Deja ya de manosearla, y cómete ya esa patata! 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s