Recursos para mejorar la velocidad lectora.

La lectura es una habilidad fundamental que adquirimos desde pequeños y después utilizamos a lo largo de nuestra vida.

Es un poco triste pero, con lo que nos gusta que los niños lean, muchas veces de adultos abandonamos este hábito e incluso llega a producir asombro la gente a la que “le gusta” leer. La que lee por placer, la que prefiere ocupar su tiempo leyendo un libro que viendo una película. (Que conste que una cosa no quita para la otra).

¿Por qué?

Con lo que “cuesta” leer a la mayoría, ¿Por qué hay gente a la que le apasiona tanto y a la que nunca le da pereza coger un libro?

No vamos a entrar aquí en el gusto por la lectura en sí. Hay gente a la que le apasiona el cine pero, todos, quien más quien menos, vemos películas de forma asidua (a nadie le da pereza ponerse delante de la tele durante dos horas)

¿Cuál es el secreto de los amantes de la lectura?

¡Es sencillo! Leer es una destreza que como todas las demás habilidades, mejora con la práctica. Cuanto más lees, más rápido lo haces, sin que perjudique la comprensión, por supuesto. Si un lector medio lee entre 200-300 palabras por minuto, una persona con un buen hábito lector alcanza una velocidad de unas 400-700 ppm. En ocasiones incluso más. Lo que hace que te puedas leer un libro estándar de (200 a 300 páginas) lo que se dice “de una sentada”.

Por eso es muy importante ayudar a los niños a que lean cada vez más rápido.

Velocidad lectora

Hay una costumbre errónea que marca el inicio del odio a la lectura que sienten los más peques: Hacerles leer “en alto”.

Leer en alto solo es recomendable en los inicios del proceso lector, cuando aún no hay apenas comprensión del texto. Es la única herramienta que tenemos para saber si están leyendo bien o no, necesitamos saber dónde comenten los errores para ayudarles a solventarlos… en estos momentos, sí que es útil que lean en voz alta. Sin embargo, a medida que el proceso lector se adquiere por completo y no se cometen errores, no debemos hacerles leer de esta forma.

La lectura debe ser siempre silenciosa. Nuestro cerebro asimila las palabras solo con verlas, no es necesario pronunciarlas. Esto no hace sino ralentizar el proceso.

Otra de las cosas que debemos tener en cuenta es que hay que leer “a golpes de vista”, no sílaba a sílaba ni palabra a palabra. Hay que procurar abarcar la mayor cantidad de palabras posible en cada golpe de vista y movernos por las líneas a saltos. Algo muy útil para practicar la lectura de esta forma es utilizar cualquier procesador de textos para colocar los párrafos en columnas (de no más de cuatro palabras cada una) e intentar leer cada vez más rápido.

Hay multitud de ejercicios que se pueden hacer para aumentar progresivamente la velocidad lectora, cronómetro en mano:

– Buscar unas palabras determinadas en un texto. Se puede empezar buscando sólo una palabra y después aumentar el número progresivamente. Se puede aumentar la dificultad pidiendo palabras en orden distinto al que aparecen en el texto.

– Tapar la mitad inferior de cada línea y leer de esta manera (os daréis cuenta de que se puede leer todo perfectamente)

– Cambiar el orden de las letras de las palabras dejando igual la primera y la última y decir de qué palabra se trata.

– Las sopas de letras son una herramienta buenísima para mejorar la agilidad visual.

En internet, podéis encontrar también multitud de recursos para medir y mejorar la velocidad lectora.

Os dejo un par de enlaces en los que vais a encontrar ejercicios interesantes para los chavales.

http://www.juntadeandalucia.es/averroes/ceipcervantes/images/EnlacesTic2/ProgramaCursosWeb/web%20primaria/menu%20prim.htm

http://escuela2punto0.educarex.es/Lengua_Castellana/velocidad-lectora/acciones/textos/textos/1/opcserie1ejercicio1.html

También hay apps muy útiles para entrenar la velocidad lectora. A mí me gusta particularmente: Speedreading. Aunque el nombre es inglés, hay ejercicios de lectura en castellano y puedes usar tus propios textos. Su versión gratuita es muy completa, pero si enredáis un poco seguro que encontráis alguna que os guste.

Como siempre, si os aventuráis en utilizar cualquiera de estas técnicas o ejercicios, si lo hacéis con vuestros alumnos o en casa con los críos, debe hacerse de forma lúdica. Escoged libros que les gusten o plantearles las actividades como un reto.

Hay una aplicación en la que incluso puedes competir con otras personas a través de Facebook: Reading Arena. El formato es muy chulo, muy dinámico y anima a competir. (Lo de compartir los logros en Facebook es totalmente opcional 🙂

Bueno, pues espero que os haya gustado el post. A veces, cuando algo no nos gusta, es sólo porque no tenemos la técnica adecuada.

¡Ánimo!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s