Dislexia

Recursos para trabajar con niños con dislexia.

En un solo post es imposible dar toda la información importante que atañe a la Dislexia.

Así pues, voy a dar unas pautas muy muy sencillas de lo que es y de cuando debemos disparar las alertas y sobre todo, media docena de consejos sobre formas de proceder básicas para los profesores que se encuentran con niños disléxicos en sus aulas.

Al final del post, os dejo varios enlaces a páginas y guías de gran utilidad con información ampliada y pautas específicas tanto para la detección y diagnóstico como para la intervención.

¿Qué es la dislexia?

Según la International Dyslexia Association, la dislexia es una dificultad específica de aprendizaje cuyo origen es neurobiológico. Se manifiesta en el aprendizaje de la lecto-escritura, presentando dificultades en el proceso lector, como también en la escritura y en la ortografía y, en general, con todo lo que tenga que ver con la decodificación de los símbolos que nosotros mismos hemos creado para nuestra comunicación (las letras y los números).

Es decir, es una dificultad de aprendizaje que afecta únicamente al canal a través del cual los niños tienen que aprender y comunicarse: la lectura y la escritura.

Tiene un origen neurobiológico, es decir, se nace con ello. Muchas veces es hereditario. No se cura, se muere con ello pero se aprende a vivir de forma solvente si al disléxico se le proporcionan las herramientas adecuadas.

Los disléxicos no son ni más ni menos inteligentes que los demás. Sólo afecta a la forma en la que reciben la información. Tienen dificultades para procesar la información escrita pero entienden perfectamente cuando se les explica de forma verbal, a través de imágenes… etc.

De la misma manera, les cuesta muchísimo expresarse por escrito. Un alumno disléxico puede saberse perfectamente el contenido de un examen pero luego es muy común que obtengan malos resultados porque les cuesta escribir, tienen una caligrafría y ortografía muy deficiente y lo hacen mucho más lento que los demás.

¿Quieres saber cómo se siente un disléxico?

Trata de copiar un texto de 20 líneas con la mano izquierda (si eres diestro): así se sienten cuando escriben.

Ahora trata de leerlo: así se sienten cuando leen.

¿Terrible no?

¿Cuándo debemos disparar las alarmas?

Desgraciadamente, es muy común que se diagnostique tarde. Muchos de los profesores, por puro desconocimiento, aluden a un “retraso madurativo” cuando el niño presenta problemas con la lecto-escritura.

Esto puede ser así… pero ¡Ojo! Si en tercero de primaria el niño aún no lee correctamente y no es capaz de escribir de forma legible, puede que haya algo más que un “retraso madurativo” y se debe consultar con un especialista.

Cuanto antes se hace el diagnóstico, mucho antes se pueden poner medidas para ayudar al niño y que siga el ritmo de sus compañeros sin sufrir y sin perder su autoestima. ¡Esto último es fundamental para el éxito futuro en sus estudios!

¿Cómo se les puede ayudar?

Insisto aquí en que, el niño disléxico (si no hay ningún otro trastorno asociado) presenta dificultades sobre todo cuando la información se le da por escrito y cuando debe expresarse del mismo modo. Por lo tanto todo lo que haga este proceso más liviano le será de gran ayuda:

dislexia

Decir aquí también que, la gran mayoría de las medidas que ayudan a los niños con dificultades de aprendizaje, son muy sencillas de aplicar y van a ayudar a todos los niños del aula. Haremos nuestras clases mejores para todos si pensamos en cada uno de ellos.

Cosas simples para aplicar en clase si tenemos un alumno disléxico (lo cual es muy probable teniendo en cuenta que lo es entre un 10% y un 15% de la población):

– Darle siempre los ejercicios mecanografiados y a poder ser, con una tipografía clara y un tamaño generoso y bien espaciado. (Aún me encuentro yo chavales que vienen de clase con fotocopias de ejercicios manuscritos ¡Lamentable!).

– Intentar siempre leer los enunciados en clase. Especialmente cuando se trata de exámenes y ante la duda, acercarnos al alumno de forma individual para asegurarnos de que ha comprendido lo que se le pide. Darles un poco más de tiempo para acabar las tareas o los exámenes en la medida de lo posible también les evita mucha ansiedad.

– Si tenemos un párrafo largo en el que hay varias instrucciones o cosas a tener en cuenta (por ejemplo, problemas matemáticos de varias líneas que se resuelven con varias operaciones) el simple hecho de separar las líneas con “punto y a parte” en vez de con “punto y seguido” es de gran ayuda. Si se acompañan los ejercicios con un pequeño dibujo o esquema ¡Mucho mejor!

– Ser permisivos con la caligrafía y la ortografía. No es que no presten atención, no es que no se fijen, no es que no se esfuercen… Es que no pueden hacerlo mejor. Debemos pedirles que la letra sea legible pero, no podemos pedirles “buena letra”. Debemos corregirles las faltas, pero con mucha mano izquierda. Personalmente, no me gusta corregirles las palabras que han puesto mal sobre el mismo texto. Lo que hago es apuntárselas en otra hoja bien escritas y trabajarlas después a parte con otras técnicas. Es muy frustrante para ellos ver que cada vez que escriben lo hacen mal. No quieren hacerlo mal pero, no pueden evitarlo.

– Permitirles siempre que se pueda, expresarse oralmente. Muchas veces parece que no se han estudiado la lección porque no se expresan por escrito con claridad ni coherencia pero, si se les da la oportunidad de expresarse verbalmente, el profesor se dará cuenta de que saben mucho más de lo que parece si solo nos fijamos en el examen.

– Y, por último, como a todos los alumnos, cuidar mucho su autoestima.  Premiarles los logros y no hacerles sentir inútiles o incapaces. Les cuesta también organizarse saber en qué día de la semana se encuentran. No pasa nada si tenemos que revisar que lo lleven todo apuntado en la agenda. Ellos quieren llevar las tareas hechas. Se sentirán felices si lo consiguen y todos nos evitaremos disgustos.

Solo necesitan un poco de ayuda para brillar como los demás. El problema es del sistema educativo, no de su genética.

Como os decía al principio, es un tema sobre el que merece la pena profundizar, así que os dejo varios enlaces con información que os ayudará a conocer mucho mejor la dislexia y consejos que os ayudarán con vuestros alumnos e hijos.

No olvidéis nunca que existen numerosas asociaciones por toda la geografía. Para mí son la mayor fuente de información y ayuda tanto para este como para cualquier otro tema que tenga que ver con las dificultades y trastornos de aprendizaje.

¡Espero que os sea todo de ayuda!

http://www.madridconladislexia.org/guia-de-dislexia-para-educadores/

http://www.integratek.es/wp-content/uploads/2014/05/Gu%C3%ADa-general-sobre-dislexia.pdf

http://www.sumdis.com/#!documentos/c1bba

http://dislexiaeuskadi.com/dislexia-euskadi

http://www.madridconladislexia.org/guia-de-dislexia-para-educadores/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s